PES 2011

Aumentar Buffer En Windows Media Center

Para todos los que vemos TV en el PC usando WMC este articulo puede resultar muy util ya que en ocasiones quedamos cortos en el tiempo de almacenamiento (buffer) que nos entrega por defecto WMC.

Funciona en Windows 7

windows-media-center.png

 

Los pasos a seguir son los siguientes:

1) Presionar la tecla windows + la R

2) Escribimos “regedit” en el recuadro y luego apretamos aceptar

3) Una vez dentro del editor de registro buscamos la siguiente secuencia

HKEY_LOCAL_MACHINESOFTWAREMicrosoftWindowsCurrentVersionMedia
CenterServiceVideoTuners

4) Deberiamos ver algo como esto cuando la completemos

regedit tuners

5) Ahora cambiaremos los valores que por defecto son 300 segundos en 8 archivos (40min), asi que seleccionando la opcion DECIMAL como nos muestra la siguiente imagen podemos cambiar el valor.

decimal_thumb.png

6) 300 x 8 = 2400 seg = 40 min

Ingresando un valor de 900 logramos tener una capacidad de almacenamiento de 120 min osea de 2 horas.

7) Una vez terminada nuestra edicion debemos reiniciar nuestra PC para que los cambios tengan efecto.

 

Waka Waka

Esta canción usted la habrá escuchado en programas y noticieros de
televisión repetida hasta el infinito, en la voz de Shakira. Aquí está
la versión original. Un tema camerunés que, en realidad forma parte del
repertorio militar africano. Resulta que los soldados la cantan para
llevar el compás cuando marchan o hacen entrenamiento, así que para sus
oyentes originales puede llegar a asociarse más con guerras tribales,
golpes de estado y limpiezas étnicas, que con justas deportivas.

 

Fuente: The Clinic

Jappening Con Ja

Contribuyendo a la reflexion

En 1854, Franklin Pierce, Presidente de los Estados Unidos de América, envió una oferta de compra al Jefe de Seattle, perteneciente a la tribu de los Suwamish. La intención era comprar los territorios del noroeste de los Estados Unidos, a cambio le ofrecía crear una reserva para el pueblo  indio.

sioux-chiefs.jpg

Este Ilustre jefe Sioux, respondió con una carta llena de belleza y sabiduría. Jefe de los Caras Pálidas:¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra?, esa espara nosotros una idea extraña.Si nadie puede poseer la frescura del viento ni el fulgor del agua, ¿cómo esposible que usted se proponga comprarlos? Cada pedazo de esta tierra es sagrado para mi pueblo. Cada rama brillante deun pino, cada puñado de arena de las playas, la penumbra de la densa selva,cada rayo de luz y el zumbar de los insectos son sagrados en la memoria yvida de mi pueblo. La savia que recorre el cuerpo de los árboles lleva consigo la historia del piel roja. Los muertos del hombre  blanco  olvidan su tierra de origen cuando van acaminar entre las estrellas. (…) Somos parte de la tierray ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; elciervo, el caballo, el gran águila, son nuestros hermanos. Los picosrocosos, los surcos húmedos de las campiñas, el calor del cuerpo del potro yel hombre, todos pertenecen a la misma familia.(…)Los ríos son nuestros hermanos, sacian nuestra sed. 

jefesioux.jpg?w=122&h=118

Los ríos cargan nuestrascanoas y alimentan a nuestros niños. Si les vendemos nuestras tierras,ustedes deben recordar y enseñar a vuestros hijos que los ríos son nuestroshermanos, y los suyos también. Por lo tanto, vosotros deberéis dar a losríos la bondad que le dedicarían a cualquier hermano.Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestras costumbres. (…)No hay un lugar quieto en las ciudades del hombre blanco. Ningún lugar dondese pueda oír el florecer de las hojas en la primavera, o el batir las alasde un insecto. (…)¿Que resta de la vida si un hombre no puede oír el llorar solitario de unave o el croar nocturno de las ranas al rededor de un lago?. (…)El aire es de mucho valor para el hombre piel roja, pues todas las cosascomparten el mismo  aire -el animal, el árbol, el hombre – todos comparten elmismo soplo. Parece que el hombre blanco no siente el aire que respira. Comouna persona agonizante, es insensible al mal olor. Pero si vendemos nuestratierra al hombre blanco, el debe recordar que el aire es valioso paranosotros, que el aire comparte su espíritu con la vida que mantiene. Elviento que dio a nuestros abuelos su primer respiro, también recibió suúltimo suspiro. Si les vendemos nuestra tierra, ustedes deben mantenerlaintacta y sagrada, como un lugar donde hasta el mismo hombre blanco puedasaborear el viento azucarado por las flores de los prados.Por lo tanto, vamos a meditar sobre vuestra oferta de comprar nuestratierra. Si decidimos aceptar, impondré una condición: el hombre blanco debetratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos.Soy un hombre salvaje y no comprendo ninguna otra forma de actuar. Vi unmillar de búfalos pudriéndose en la planicie, abandonados por el hombreblanco que los abatió desde un tren al pasar.(…) No comprendo como es que el caballo humeante de fierro puede ser más importanteque el búfalo, que nosotros sacrificamos solamente para sobrevivir.¿Qué es el hombre sin los animales?. Si todos los animales se fuesen, elhombre moriría de una gran soledad de espíritu, pues lo que ocurra con losanimales, en breve ocurrirá a los hombres. Hay una unión en todo. Para que respeten la tierra, digan a sus hijos que ella fue enriquecida con las vidas de nuestro pueblo.(…)Esto es lo que sabemos: la tierra no pertenece al hombre; es el hombre elque pertenece a la tierra. Esto es lo que sabemos: todas la cosas estánrelacionadas como la sangre que une una familia. Hay una unión en todo.Lo que ocurra con la tierra recaerá sobre los hijos de la tierra. El hombreno tejió el tejido de la vida; el es simplemente unode sus hilos. Todo loque hiciere al tejido, lo hará a sí mismo.Incluso el hombre blanco, cuyo Dios camina y habla como él, de amigo aamigo, no puede estar exento del destino común. Es posible que seamoshermanos, a pesar de todo. De una cosa estamos seguros que elhombre blanco llegará a descubrir algún día: nuestro Dios es el mismo Dios.(…) El es,el Dios del hombre, y su compasión es igual, tanto para el hombre piel roja como para el hombre blanco.(…)Cuando nos despojen de esta tierra, ustedes brillarán intensamenteiluminados por la fuerza del Dios que los trajo a estas tierras y por algunarazón especial les dio el dominio sobre la tierra y sobre el hombre pielroja.Este destino es un misterio para nosotros, pues no comprendemos el que losbúfalos sean exterminados, los caballos bravíos sean todos domados, losrincones secretos del bosque denso sean impregnados del olor de muchoshombres y la visión de las montañas obstruida por hilos de hablar.